domingo, 2 de julio de 2017

9 de #365días


9 de #365días

Pensar en una idea ambiciosa, muchas veces, se trata de lo que ya sabemos... 
pero pocas veces hacemos...


Después de un intenso día de fiestas, llega la calma.
Ya sabía que hoy no podría hacer nada más que descansar.
Por pocos excesos que haga, últimamente el intestino me hace de las suyas. 
En estos momentos hay un total gobierno del cuerpo sobre la mente...

Haré lo lógico, descansar y comer cositas que su vuecencia: el intestino, se digne a manejar bien...

Mañana será otra día :-)

descanso 9 de #365días

Hoy empieza Julio, es día 1
Parece que el día 1 siempre es el comienzo de algo más importante que el mes mismo...



(Viene de 7 de #365días)


El cirujano me dio unos días para pensármelo. Nos volveríamos a encontrar en otra fecha y allí concretaríamos qué se iba a hacer y el planning.


Para la fecha de encuentro yo me informé perfectamente en qué consistía una histerectomía, cómo solían realizarse dichas operaciones…
Cuando estudié Veterinaria, mi especialidad fue Bromatología y tecnología de los Alimentos pero nos tocó estudiar mucho sobre anatomía y clínica, por lo  en la mente queda una forma muy diferente de ver las cosas.

Cuando llegué a la consulta le llevé un croquis de lo que era mi útero y ovarios y mi pregunta fue cómo quedaría mi vejiga urinaria. Mi mayor duda y temor era cómo quedaría esta.

Se sonrió el cirujano, era un hombre muy campechano. Al ver el croquis me preguntó de dónde había sacado toda la información y le expliqué mis estudios veterinarios y aunque mi vida laboral se había dirigido por otros derroteros, siempre queda…

Me explicó cómo lo iba a hacer él. El útero sería eliminado, el bulto analizado y ya se vería en qué condiciones estaban los ovarios. La decisión sobre estos la tendría que tomar in situ. Sobre la vejiga me explicó dónde la cosería y que quedaría bien.

Entre comentarios y risas, y al saber sobre mis antecedentes veterinarios… me dijo que precisamente tenía que hacer la misma operación en la oveja de un amigo…, así que podía estar tranquila.

Reímos a gusto y salimos de la consulta, atravesando la sala de espera ante la atenta mirada de todos los que allí había y que se preguntaban qué habría pasado en esa consulta para salir tan contentas.

A partir de ahora sólo quedaba esperar pues en un mes todo se habría resuelto.


(Continuará en 11 de #365días)