lunes, 29 de octubre de 2012

LA NATURALEZA TE LO DA TODO...

Cuando la vida me golpea en sus diversas variantes, siempre recurro a La Madre...

En el transcurso de la Vida,
tenemos momentos buenos y momentos malos, altibajos;
momentos de Fuerza inmensa y momentos de caída brusca...

Así es la Vida...

De nosotros depende aprender de todos y cada uno de esos momentos
que nos van llegando, procurando no hacer siempre lo mismo
sino que avanzar en el camino de obstáculos y recompensas
que vamos encontrándonos.

Y siempre que me encuentro en un momento de caída o subida bruscos voy hacia La Madre...


Tengo la suerte de vivir cerca de Montañas, cerca del Mar y
puedo elegir, según mi estado de ánimo a cual de ellos recurrir.
Y en cada uno de estos lugares,  La Naturaleza me ofrece
más de lo que me imaginaría pedirle.

Este año 2012 es un año difícil en muchos aspectos y
muchas veces he ido a pasear por Erlaitz
(http://www.mendikat.net/monte.php?numero=2077)
y La Madre me ha ofrecido siempre algo para deleitarme, cada día.

Ayer domingo, hacía bastante frío y cuando salí del coche lo que ví se me presentó increíble pues todavía no me lo esperaba: Peñas de Aia tenia una ligera capa blanca pero al fondo, la cantidad de montes que hay, estaban con sus cimas vestidas de blanco, ¡¡con razón hacía frío!!

Fue una imagen impresionante, grandiosa,
¡Qué elegantes se veían las Montañas vestidas de gala!!


Mi intención era la de dar un paseo tranquilo, sin cansarme, deleitándome con el paisaje, disfrutando de la fauna del lugar, asombrándome como cada día a cada paso que doy por un camino que, cada vez que vengo, me ofrece algo diferente.

De pronto, aparecieron en mi camino una setas que me llamaban a su encuentro... Y sin pensarlo dos veces, recogí las que yo conocía. Pero al hacer esto pude ver la cantidad de diferentes especies que había alrededor...





Y lo uno me llevo a lo otro y saqué fotos a los caballos, en medio de la inmensidad del paisaje


Y a las flores...,
estas frágiles flores que os muestro, con su intenso color lila y naranja, me encantan...
y esta vez La Madre me tenía preparada una sorpresa:
Salió el Sol y
a medida que estaba haciendo fotos a esta flor...
¡se abrió!
¡se abrió delante mío 
que estaba atónita
 
presenciando 
ese maravilloso ofrecimiento!!

Pude corroborar una vez más que esta Madre Naturaleza es genial,
es enorme, es maravillosa y
que gracias a las cámaras digitales,
me la puedo traer a casa y
compartir con vosotros un poquito de lo que vi y sentí.

¡¡Espero que os guste ;-)!!