martes, 15 de octubre de 2013

Jacinta en casa-5

historias de Jacinta


Las últimas semanas Jacinta no había podido salir a la calle por que había estado algo delicada. No era nada grave pero el doctor le había advertido que su corazón se resentía y que ella debía de ser consciente de esto y hacerle más caso.

Durante quince días tuvo que estar haciendo reposo absoluto en cama..., bueno, eso es lo que el doctor le pidió pero ella era incapaz de estar en cama las 24 horas pues esto era algo que la entumecía y aburría mucho. A pesar de todo, hizo todo el reposo posible pues la medicación que le suministraba el médico le producía un gran sopor.

Como todos los días, después de comer, Jacinta se tumbó en su cómodo sofá y con la televisión encendida entró en un duermevela recordando la época en la que siendo niña iba a una academia del pueblo para aprender corte y confección con la intención de sacarse una titulación.

Por aquel entonces vivía en el pueblo de al lado y tenía que ir a pie hasta la academia. Aquella academia tenía mucha fama por ser su profesora una modista muy conocida y con prestigio por lo que sus alumnas eran niñas de bien del pueblo. Muchas de las chicas, faltaban varias veces pues sin más acudían para tener algo de preparación y no le ponían demasiado interés pero otras, como Jacinta, querían obtener una titulación y dedicarse profesionalmente a ello. Estudiaban el sistema Martí de Barcelona, con unos libros y unas pautas que llegaban desde allí.

Jacinta era una aventajada pues la costura fue algo innato en ella, ya con 9 años se hizo un abrigo con un poco de ayuda de una vecina, por lo que cuando inició  su andadura en esta academia ya sabía coser.

Mientras aprendían y cosían las charlas solían ser muy amenas y aquel día Jacinta contó que al día siguiente, iría a Londres con la familia. Como sucede muchas veces en las conversaciones hay cosas que se comentan más y otras que se comentan menos y esta salida a Londres fue algo que ella mencionó en medio de la conversación y pareció que nadie se había dado cuenta de ello...

historias de Jacinta, en londres


Cuando la clase finalizó, cada una se marchó a su casa y Jacinta se despidió recordando que al día siguiente no podría venir a clase y que se volverían a ver el lunes.

Al día siguiente la clase transcurrió sin Jacinta, pero ahora sí que comentaron las compañeras. Hubo de todo, como os podéis imaginar... Que cómo una familia como "esa" se podía permitir ir a Londres, que qué pintaban allí, que no podía ser, que si, que no...

Mientras, Jacinta y su familia, el viernes visitaban Londres, donde residían familiares en una gran casa con unas vistas impresionantes.

Y el fin de semana transcurrió agitado para algunas personas y muy placentero para para otras...

El lunes, cada cual reanudaba sus quehaceres y Jacinta acudió a la academia como cada día... Allí se encontraban todas las alumnas expectantes y Mari la profesora también. Muchos de los días solían faltar muchas chicas que solían hacer "piperra" de las clase, pero hoy no faltaba ninguna. 

Jacinta, ni se extrañó ni pensó que nada anduviera fuera de tono, ella solamente sabía las tareas que tenía que realizar y con el ánimo y el buen hacer que le acompañaban siempre, comenzó a coser.


Pasaba el rato y todas sus compañeras y profesora estaban muy agitadas, ya notaba ella el ambiente algo enrarecido pero pensaba que era por ser lunes y ¿quizá luna llena?...

De pronto y con todo el disimulo que pudo una de las chicas le preguntó:

- ¿Jacinta qué tal el Big-Ben?

historias de Jacinta, big-ben

Jacinta la miró con cara extrañada y se percató de que todas estaban a la expectativa....

- ¿El Big-Ben? ¿Por qué me preguntas eso?

- Bueno, el viernes estuviste en Londres, ¿no?

Jacinta abrió mucho los ojos y contuvo la risa. Miró de reojo a todas y se dio cuenta de sus caras, que estaban a la espera de su respuesta. Hasta Mari, la profesora, tenía mucha curiosidad. Jacinta quiso abrir la boca para explicar pero lo único que le salió fue una carcajada.

Dejó lo que estaba haciendo y respondió:


- Efectivamente el viernes estuve en Londres con mi familia, pero no visitamos el  Big-Ben, pues este se encuentra en Inglaterra y el Londres de mi familia es un caserío que está en el monte Jaizkibel...  y se echó a reír a carcajadas...

historias de Jacinta, londres baserria


Y las carcajadas despertaron a Jacinta de su duermevela y continuó riéndose un buen rato al recordar las caras de circunstancia que tenían  todas las compañeras... 
... Y sobre todo al recordar que la Vida es emocionante y que de todo aquel grupo de niñas fue ella, "la rústica" la que tuvo grandes oportunidades en Londres y París...


... Pero esa es otra historia...


(Las fotos de Londres, Inglaterra, las he obtenido de google images; la de "Londres caserío", derruido a día de  hoy de www.mendiak.net de un artículo muy interesante de "Kasi")

Por otra parte, me ha hecho mucha ilusión descubrir que el sistema Martí sigue vigente en Barcelona… Se lo tengo que contar a "Jacinta"… :-)




Las historias de Jacinta están registradas en:
Safe Creative #1401121013358