martes, 18 de diciembre de 2012

Fin de semana High Temperature


Podría haber sido otra cosa...
pero si no quieres taza, ahí tienes taza y media...



Todo empezó el sábado haciendo la compra en una gran superficie, haciendo la compra semanal. Había mucha gente con el mismo propósito: llenar el carro de comida y además ir buscando los regalos que van a pedir al Olentzero, aprovechando las ofertas....


El ambiente era muy agradable y entre una compra y otra se nos hizo muy tarde, así que decidimos comer allí, acabar con lo que estábamos haciendo y volver tranquilamente a casa cuando acabáramos.

Cuando llegamos a casa, era pronto para cenar. Decidimos sentarnos cómodamente en el sofá con una mantita y ver una preciosa película:
"En sus zapatos". Nos encantó.

Cuando finalizó nos dispusimos a cenar y..., ¡¡ahí empezó nuestra aventura!!
Empezamos a tiritar como si estuviéramos en el Ártico, sin motivo aparente...

©Laura
Nos costó lo nuestro entrar en calor.
Puesto que no habíamos sentido ningún frío no teníamos encendida la calefacción, así que la encendimos,
nos preparamos un caldo bien caliente y nos tomamos la temperatura y
¡¡teníamos fiebre!! 
¡¡39 de fiebre!!


Todo el domingo, totalmente tiradas en la cama, sin ganas de comer y tomando caldos de vez en cuando para ir recuperando líquidos...


Y lo peor...
el dolor de cabeza, ese insistente y continúo dolor de cabeza, ese malestar general que te impide hacer una vida normal, esa cabeza que parece que está de resaca, sin haber ido de juerga...




A duras penas pasó el domingo, la noche fue horrible, todo se duplica de noche: la tos, la moquera, el dolor de cabeza, el malestar...



Por fin llegó el lunes y a duras penas me vestí para ir de urgencia a la consulta del ambulatorio.
No se veía a mucha gente por la calle y esto era porque toda estaba reunida en el ambulatorio, ¡¡qué ambientazo!! y allí estábamos el dúo dinámico con unos caretos de impresión.
¡La gran juerga!





Como nosotras solemos ser muy joviales y alegres siempre,
se nos acercaron varios conocidos pero nos encontrábamos tan mal que no podíamos ni sonreír...
¡¡ese continuo y machacón dolor de cabeza nos estaba "matando"!!

Nos atendieron y se llegó a la conclusión de que teníamos un gripazo y nuestra meta era lograr bajar la alta temperatura.
Y aquí llegó la media taza de más: si nos encontrábamos mal entes de ir al ambulatorio cuando regresamos a casa volvimos mucho peor: temperatura más alta, ese insistente dolor de cabeza, goteo continuo de la nariz, tos seca, malestar... no estábamos bien ni sentadas, ni de pie, ni tumbadas...

El lunes pasó sin pena ni gloria, la noche fue una "juerga" continua: tos, moqueo, malestar, levantarse, acostarse, beber agua, dolor de cabeza, estornudar y
¡vuelta a empezar!...


Todos los asuntos de estudio y trabajo dejados aparte por incapacidad y 
dedicándonos al más importante: 
nuestra salud.


Y ahora, a esperar que remita y
toda esta vorágine del cuerpo vuelva a la normalidad.

¡¡Qué mal se está cuando estamos mal!!

Paciencia me dice todo el mundo,
acabo de leer un refrán que dice:
"La paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces."
Así que nada,
¡¡Paciencia!!

Y eso sí, al final, todo, todo acabará bien y 
sobre todo con...

¡¡una Sonrisa!!

¡¡Perdonad que la de hoy no me salga clara y límpia como siempre!! ;-)

¿Qué es la gripe?
http://es.wikipedia.org/wiki/Gripe