miércoles, 26 de diciembre de 2012

La Sombra...


He leído un artículo en una revista que me ha hecho reflexionar. 
Trata sobre la "sombra" de cada uno, 
ese abismo oscuro que tenemos cada uno, 
lo crea o no. 

Descubrir esto no ha de rebajar la responsabilidad 
que tenemos sobre ello y 
muchas veces nos empeñamos en encubrirlo y taparlo.

Decía la revista:
"Casi nadie es lo suficientemente valiente en su profunda oscuridad. Y no se trata de un juego de palabras: la sombra es la fuerza que atiza tantas y tantas relaciones de pareja que al poco se convierten en un volcán de desperdicios y violencia; es la causa de las adicciones; es lo que hace ver en los demás todo aquello de odioso que cada uno alberga dentro y , encima tratar de eliminar en ellos lo que, de hecho, odiamos de nosotros mismos. Este oscuro territorio interno e inexplorado por la mayoría de las personas es la sombra"

http://bit.ly/U6Sxdf


Vamos, que "la Sombra", es todo lo que no queremos Ser. 
Pero cada uno de nosotros ha de ser consciente de ello porque 
lo oscuro forma parte de nosotros y 
quien es incapaz de darse cuenta y 
reconocerlo en sí mismo, 
es aún más peligroso.

Continúa la revista:
"En el templo de Apolo en Delfos hay una sentencia que dice: –conócete a ti mismo, conócelo todo sobre ti mismo, especialmente el lado oscuro..."
El hecho es que cuando sentimos un deseo muy intenso y lo relegamos a la sombra, no reconociéndolo, operará desde ahí pero colándose por debajo de la Sra. Consciencia"

¡Qué importante es hacer limpieza de esa parte oscura, cada cierto tiempo! 
A solas, particularmente, con el objetivo de minimizar esa terrible Sombra. 
Resulta que tenemos nuestras casas perfectamente ordenadas, con colores pastel, escuchamos música suave para calmar los ánimos pero nos molesta que nuestros hijos tengan póster de Iron Maiden e incluso puede exasperarnos. Y luego en el fútbol aflora la Sombra o se proyecta en cada una de las películas de alta violencia... y sobre todo en una discusión con la pareja o una riña a los hijos...



"Cuando nos enojamos de forma desproporcionada por un reproche; siempre que entendemos algo de forma distinta al sentido que han captado otros; cuando alguien se siente herido por el comentario de otro a quien no considera mejor; siempre que irrumpe un comentario malicioso y se descubre el pastel; cuando tomamos una decisión equivocada y nos vemos abocados a situaciones que jamás deseamos de forma consciente... en todos esos casos es muy probable que tras un enfado se oculte parte de la oscuridad que la propia persona no percibe".

He de reconocer que aunque en general soy una persona que emite ondas positivas y mi interior está tranquilo, hay momentos, en las que soy capaz de transformarme y emitir mi propia Sombra. Es algo que me molesta profundamente y rápidamente me pongo a meditar y ver lo que me ha sucedido, el por qué, la causa... Y sobretodo, buscar una posible solución para cuando me vuelva a suceder, para que, de esta manera la siguiente vez pueda aprender algo nuevo sobre mí. Ya sabemos que el Ser Humano, cae en la "misma piedra" más de una vez... ¡¡y yo soy humana!! ;-)

"La sombra se contagia con mucha más facilidad que la personalidad consciente, de aquí los movimientos de masas que avanzan como manchas de aceite, pero, en cambio, lo difícil y lento que es elevar el tono moral de cualquier sociedad" "... la sombra es lo vergonzante pero también el efecto reprimido o la sensibilidad herida".

Observar de cerca la propia Sombra hará que nos conozcamos mucho mejor y podamos encauzar todas esas emociones negativas que llenan nuestra vida cotidiana.

¡¡Miremos cara a cara a nuestra Sombra y enfrentémonos a ella!!

http://bit.ly/ZvCBcj

Georges Bernard Shaw dijo: 
" todo el Amor del mundo está deseando hablar, 
pero no se atreve porque es tímido. 
Ésa es la gran tragedia humana"

"Vivir es una oportunidad única que no se debe desperdiciar 
metiendo grados de vida en el saco oscuro de la Sombra, pero,
ya que no es posible evitarlo, 
crezcamos y seamos responsables 
de todo lo que somos, incluida la Sombra.

¿Y tú como tienes a tu Sombra, bajo control o desbocada?
<<La sombra sólo deja de ser peligrosa cuando 
se le presta la debida atención. 
Si la negamos nos maneja de modo inconsciente>>

(Revista Cuerpomente - julio 1998)